Comportamiento perruno: Conclusiones

Quiero que mis perros se sientan seguros, siempre. En una relación pueden ocurrir conflictos, se pueden manifestar emociones negativas, se puede reaccionar de forma negativa a un comportamiento del perro. Todavía el equilibrio consiste en preguntarse: ¿el perro podía con aquella situación? ¿Tenemos el derecho de pretender del perro que no manifieste aquella conducta? ¿Existen alternativas a mostrarnos amenazadores hacia el perro? Y lo más importante: ¿Estamos seguros de haber comprendido por que el perro exhibió aquella conducta?
Porque si la respuesta es “no”, siempre nos queda aquel periódico enrollado…
Anuncios

Comportamiento perruno: Proactividad del dueño

¿ Debemos ser “mejores propietarios” antes de exigir que el perro “se porte bien”?
QUEDA AQUELLA VEZ DE 10. O DE 20. O DE 100…
Personalmente opino que menos regañamos a nuestros perros y más capacidad de gestión, comunicación y relación conseguimos demostrar.
Pero como en cualquier familia, puede pasar. Porque estamos cansados y nerviosos, porque en aquel preciso momento no nos da para hacerlo mejor, y a veces porque una reacción negativa es normal y hasta necesaria.
¿Yo regaño a mis perros? Si, puede pasar.
Kandji cuando era un cachorro, en un momento de extrema excitación (acabamos de empezar el paseo en el bosque), se ha desahogado contra Brick. Yo intervine, lo paré, lo miré a los ojos y le dije seriamente que no se le ocurriera volver a intentarlo. Nunca volvió a pasar.
Nunca ha sido castigado por morder los muebles, por querer jugar cada noche con la pelota o al tira y afloja durante horas o por cavar agujeros en el jardín.
Llamo a Brick cuando se mete con el hocico en las mochilas de mis alumnos para comerse los premios y le pido que lo deje. Luego pido a los alumnos que cierren las mochilas o las pongan encima de una silla.
No me gusta regañar a mis perros. Cuando pasa lo hago mirándoles a los ojos y dejando claro que en aquel momento estoy enfadada.
En cuanto haya trascurrido ese momento, llamo al perro y volvemos a reconciliarnos. Quiero que mi perro sepa que no me ha gustado lo que hizo, pero que sigue gustándome él, y que nuestra relación no ha cambiado. Que puede confiar en mí, que conmigo está a salvo.
Mis perros no huyen de mi si notan que estoy nerviosa o enfadada. Creo que, en presencia de una relación sólida, un perro no debería tener miedo de acudir a nosotros en una situación negativa. Es relativamente sencillo lograr que vengan cuando todos estamos contentos, mientras que es mucho más difícil conseguir su confianza cuando algo va mal.

Ruda en adopción

Llegó a nosotros sin apenas pelo, sin apenas dientes…sin alma, sin sonrisa…
Llegó ella, la princesa de chocolate con 17 compañeros más …algunos en condiciones mucho peor…
Pero todos tuvieron suerte,
Todos menos la pequeña RUDA 💓 QUE NADIE QUIERE 😥
Ahora sonríe, ahora mueve el rabito esperando una caricia…ahora después de un año de aquel día…sigue esperando ese hogar que nunca llega…
Lo seguiré intentando , ya no estás sola Ruda…ya no estás en aquel oscuro lugar… sonríe peque! Llegará tu oportunidad 🙏
Ruda tiene 4 años, y es toooodo amor!!
Está en Pontevedra, puede viajar.
ospalleiros@hotmail.com

Comportamiento perruno: ¿Castigo si o no?

¿CÓMO VA A SER NUESTRO PERRO SI NO LO CASTIGAMOS?
Un perro calmado, bajo control, listo para hacer lo que le pedimos. O tal vez no.
Tal vez pueda ser un perro al que vemos, comprendemos, aceptamos y gestionamos de la forma correcta (enrolla un periódico y golpea fuerte tu cabeza…).
El perro de un propietario que en vez de recurrir al uso de la agresividad (regañar un perro es exhibir agresividad, es amenazar, ser violentos), se compromete a proporcionar al perro las herramientas para convivir serenamente.
Lograr ciertos resultados conlleva un intenso trabajo. Conlleva poseer los conocimientos, o aprenderlos, y entrenar a diario con el perro. Y no hablo del entrenamiento de ejercicios y comandos, sino de la capacidad de comprender, comunicar, y de tener una visión proactiva.

Comportamiento perruno: Haz lo correcto

HAZ LO CORRECTO
Los propietarios tienen muchas expectativas sobre sus perros.
Tienen que obedecer, tienen que caminar sin tirar de la correa, no deben reaccionar con miedo o agresividad, tienen que ser calmados y bajo control, tienen que traer la pelota cuando juegan, no deben ladrar si se quedan solos en casa o cuando pueden resultar molestos…
Hay perros que te regalan todo esto. Otros lo aprenden. Otros simplemente no pueden. No es que no quieran: es que no lo entienden o que todo esto les supera. (…)
Los perros no son pizarras en las que escribir nuestras expectativas. Son individuos.
De la misma forma en que para algunas personas puede resultar muy difícil hacer algo (conozco a unos que no consiguen pedir ayuda cuando no encuentran una dirección), lo mismo le puede pasar a un perro.
Yo no podría cantar en público y me parece totalmente normal que a mi perro lo superen ciertas situaciones. No quiero decir que no se pueda ayudar al perro a hacerlo mejor y a sentirse mejor, pero se trata de un trabajo tan largo cuanto duro, basado en la relación, la comunicación, el desarrollo de las habilidades del perro.