Foliculitis en perros: Prevención 

La foliculitis es una  enfermedad común, probablemente causada por  un montón de cosas que pueden desencadenarla. La clave para tratarla y que tu perro no luzca  como alfombra roída por polillas, que es la saber que la produce.

 

La prevención es simple tanto como es identificar que la causa y eliminarla o evitarla.

 

Los ácaros de demódex y los hongos son ubicuos en el ambiente,  pero usualmente cualquier problema en el sistema inmunológico puede desencadenar el problema. En estos casos, podemos ayudar a mejorar las defensas naturales de nuestro perro con una buena dieta, ejercicio diario y el mínimo de estrés.

 

Si se sospecha que nuestro perro puede tener alergia a algo, debemos identificarlos y evitarlos. Por ejemplo, una forma común de foliculitis ocurre en la barbilla llamada “acné de barbilla”. Se puede dar por el resultado del contacto con ciertos plásticos, así que cambiando su cacharro de comida y/o agua por uno de cerámica o de metal puede eliminar el problema. Otras opciones para localizar el agente que produce la alergia incluye el cambio en la dieta.  Habla con tu veterinario si sospechas que la foliculitis que sufre el perro está relacionada con alergias.

 

Vía:  https://animalwellnessmagazine.com por ERIN MAYO

Foliculitis en perros: Tratamiento 

Una vez que se identifica el agente causante de la foliculitis, el tratamiento es sencillo.

 

Si se trata de demódex, convencionalmente se usa un tratamiento basado en chorros de cal de azufre con un tratamiento oral de milbemicina oxima (medicamento usado comúnmente para prevenir a los gusanos del corazón).

 

La dermatofitosis puede ser tratada con champús que contienen antifúngicos o con cremas antifúngicas tópicas. Ocasionalmente, se usan las medicaciones  orales fúngicas, pero se tratan de evitar porque generalmente tienen efectos secundarios.

 

La pioderma es tratada con antibióticos orales, generalmente entre 4 y 6 semanas. Los esteroides pueden ser usados para disminuir la comezón e inflamación pero son raramente necesarios para casos sencillos. Los agentes tópicos antibacteriales pueden ser usado para lesiones localizadas. Los champús que contiene clorhexidina, cetoconazol y peróxido de  benzoilo  son particularmente útiles para limpiar los folículos.

 

Opciones Holísticas

 

Existen muchas alternativas que pueden tratar los síntomas de la foliculitis y ayudar a localizar algunas de las causas.

 

 

Suplementos dietéticos

 

Los ácidos omega-3 (aceite de pescado) han probado ser efectivos como un agente antiinflamatorio para los problemas de la piel.

 

Los probióticos también pueden  ayudar en muchas enfermedades. Muchos veterinarios han teorizado que muchas de las alergias son por un pobre estado de salud de los intestinos. El uso abusivo de antibióticos, el estrés una dieta o genética pobre hacen que a algunos de los perros les crezcan de  más bacterias “malas “ en los intestinos. Esto no sólo conlleva a una mala digestión , sino a una potencial sobrestimulación del sistema inmunitario el cual  se manifiesta en una respuesta inmunitaria excesiva o alergias.

 

Hierbas

 

Las ortigas (urtica dioica) tiene propiedades antialérgicas y antiinflamatorias cuando se comen oralmente.

 

La camomila puede calmar la comezón si se toma oralmente.

 

 

Opciones tópicas

 

El té (verde o negro) aplicado tópicamente tiene propiedades anti picor y astringente , buenas para la piel infectada.

 

El hammamelis es también un astringente efectivo. Cuando se usan productos con hammamelis que a menudo se preparan junto con alcohol, que puede secar la piel y causar dolor cuando esta roja e irritada.

 

El aloe vera es una buena opción en casos donde la piel está muy irritada e infectada. Es un agente antibacterial y calmante, que  es por lo que se usa bastante en casos de quemaduras solares.

 

El aceite de coco es otra buena opción tópica para la piel irritada. Es antibacterial, antifúngica y calmante y debido  a su reciente popularidad , ha llegado a estar rápidamente disponible en cualquier tienda.

Vía:  https://animalwellnessmagazine.com por ERIN MAYO

 

Foliculitis en perros: ¿Cómo identificarla? 

La foliculitis es fácil de identificarla con solo buscar en la piel. El reto es determinar por qué está ahí. Existen muchos test fáciles y rápidos que pueden ser usados para encontrar la cusa particular de la foliculitis.

 

1.       Raspado de piel y extracción de pelo: E demódex puede ser identificado mediante un raspado de pile. Una muestra de células, pelo y escamas de alrededor de la piel pueden ser examinadas bajo el microscopio en busca de parásitos. El pelo también puede ser arrancado para  buscar los ácaros demódex colgando del pelo.

2.       Cultivo fúngico: Un cultivo fúngico puede ser desarrollado para identificar dermatofitos. De nuevo, este examen es relativamente fácil y barato, aunque toma de 7 a 10 días en tener resultados precisos.

3.       Citología de piel: Es similar a un raspado pero se hace para determinar la presencia de una infección bacteriana. Lo malo de este test es que no especifica que bacteria está presente.

4.       Cultivo bacteriano: Si el problema es crónico o no responde a un tratamiento previo, es necesario un cultivo bacteriano. Mientras este tipo de prueba puede ser caro, a menudo es necesario para asegurarnos que el tratamiento escogido funciona correctamente.

 

Vía:  https://animalwellnessmagazine.com por ERIN MAYO

Foliculitis en perros: Causas que la producen.

Esta enfermedad común es causada por una inflamación en los folículos de la piel. Hay algunos remedios naturales para  aliviar la comezón causada por la foliculitis

 

¿Alguna vez has visto un perro con un pelaje como de alfombra picada por la polilla? Pues pueden estar sufriendo una enfermedad común llamada foliculitis que es  una inflamación en el folículo del cabello. Los folículos son pequeñas aberturas a lo largo de la piel donde el pelo crece y las glándulas sebáceas  producen aceites. La foliculitis es causada por cualquier problema en ellos.

 

¿Qué causa la foliculitis?

 

Muchas cosas pueden causar la inflamación de  la piel y de los folículos del pelo, pero existes algunos culpables comunes.

 

a)      El Ectoparásito que causa la sarna demódex puede causa foliculitis. Este parásito es ubicuo y normalmente vive en los folículos de los pelos de un perro adulto. Rara vez causa síntomas, sin embargo, el sistema inmunológico del perro los mantiene a raya. Los cachorros tienen riesgo de sufrir la sarna demódex, debido a que su sistema inmunitario está inmaduro y no mantienen a raya la mordedura de este bicho. Es raro, pero algunos perros adultos  pueden desarrollar una foliculitis por una infestación de demódex  que suele ser indicativo detener  un problema  en el sistema inmunológico.

b)      Los agentes fúngicos  también pueden producir una foliculitis. Dermatofitosis  o la tiña es una enfermedad causada por los hongos del ambiente. Otra vez, este problema es más común en los cachorros de perro o gatos, pero si existe mucha exposición a este organismo , aunque sea adulto puede ser infectado.

c)       Las bacterias son de lejos el factor más común asociado a una foliculitis. Una pioderma bacterial puede causar una foliculitis. El factor más común de una pioderma es una alergia de piel,  pero cualquier perro puede desarrollarla. Ciertas razas, como los cocker spaniels y bóxer son propensos a tener alergias de piel, pero cualquier perro puede desarrollarlas. Si el alérgeno incitador puede ser identificado y eliminado, los problemas recurrentes de pioderma y foliculitis podrán desaparecer. El diagnóstico es simple.

 

 

Vía:  https://animalwellnessmagazine.com por ERIN MAYO

Bulldogs y sus problemas de salud (parte 3) 

En el anterior artículo hablamos de los problemas de respiración y los problemas con el tercer párpado. Continuamos con las  siguientes enfermedades más comunes:

 

·         Dermatitis: Los bulldogs son propensos a tener problemas de dermatitis sobre todo en los pliegues de la piel (inflamación de la piel) debido al roce y al atrapamiento de humedad en la cola, labios y pliegues faciales. Debemos limpiar frecuentemente las arrugas de nuestro perro para prevenir el crecimiento de las bacterias que pueden degenerar a una pioderma (infección bacterial de la piel). La dermatitis en la piel se identifica rápidamente porque hay calvas (alopecia), rojeces y mal olor en algunas áreas de la piel o arrugas.

 

·         Displasia de cadera y codo:  La displasia de cadera y de codo implican una malformación de las articulaciones de la cadera y del codo. Este problema puede causar dolor, cojera, un descenso en la actividad, dificultad para levantarse y rechaza correr, saltar o subir escaleras. Es importante mantener a nuestro bulldog en un peso saludable para prevenir problemas en las articulaciones. Aunque los bulldogs no son perros activos, debemos pasearlos de manera regular cuando no hace demasiado calor. Además, debemos alimentarlo con la cantidad de calorías apropiadas para prevenir la obesidad.

 

·         Sensibilidad al calor:  Los bulldogs son perros de interior que no se pueden dejar solos en el exterior por mucho tiempo. Su intolerancia al calor está relacionada con sus problemas respiratorios. Aunque no toleran el ejercicio riguroso, pueden tolerar caminatas cortas diarias.

 

 

Vía: http://www.betterbully.com