Hipotermia: Diagnóstico 

La primera señal de la hipotermia son los escalofríos, lo que usualmente viene seguido de un estado letárgico. Otra señal  puede ser la congelación de las patas, orejas y cola. Podemos verlo como una decoloración, a menudo pálido, gris o azulado. Las áreas congeladas también están frías y frágiles y tu perro sentirá dolor cuando se las tocas. Las áreas afectadas pueden desarrollar granos o úlceras. En casos extremos de congelación, la piel se volverá negra y muerta.

 

Si tienes un termómetro adecuado para medir la temperatura de tu perro rectalmente, podemos ver la severidad de la congelación siguiendo esta guía:

 

a)      Suave:  de 32 a 35 °C: Debilidad, escalofríos y falta de agudeza mental.

b)      Media: de 28 a 32°C: Rigidez muscular, baja presión sanguínea, estupor, respiración superficial y débil

c)       Severa: Debajo de 32 °C: Pupilas dilatadas, latidos del corazón inaudibles, dificultad para respiras y coma.



Vía: https://www.cesarsway.com por Alexei_tm/Shutterstock.com

Hipotermia y sus causas (parte 2)

Causas de la hipotermia

La causa más obvia de la hipotermia es, por supuesto, la exposición al frio. Pero puede afectar a perros incluso en habitaciones con temperatura normal si se trata perros muy jóvenes o perros mayores y el perro está bajo anestesia. También puede afectar a razas perqueñas desproporcionadamente porque ellos experimentan una mayor pérdida de temperatura corporal a través de su piel.

 

Problemas con el hipotálamo incluyendo el hipotiroidismo también pueden llevar al perro a sufrir hipotermia,, debido a que esta parte de su cerebro es responsable de regular la temperatura corporal del cuerpo.

 

Si tu perro ha estado expuesto al frio por largo tiempo, particularmente si su piel o pelaje están mojados o si ha estado sumergido en agua helada, debes revisar las señales que la hipotermia nos da. Esta condición también puede ser causada por un shock donde podemos diagnosticarla viendo las encías de nuestro perro. Si están extremadamente pálidas o blancas y tu perro está en un estado letárgico, es mejor que vayas al veterinario inmediatamente.

 

Como hemos mencionado, los perros también pueden experimentar una hipotermia si ellos están bajo la anestesia por un periodo de tiempo prolongad. Sin embargo, un veterinario- anestesista está entrenado para ver si esto puede pasar, por lo que un dueño de perro  nunca pasará por esto directamente.

 

Vía: https://www.cesarsway.com por Alexei_tm/Shutterstock.com

Hipotermia: mantener a tu perro a salvo del frío. parte 1

En muchas partes del mundo, cuando llega el invierno lo hace con un tiempo congelante. Y así como viene el frio, viene el peligro de hipotermia para nuestro perro. La hipotermia es una bajada peligrosa de la temperatura. Viene del griego “ hypo” que significa “bajo” y de “therm” que significa calor.

 

Mientras que este problema afecta a los perros y humanos por igual, afecta a los perros con más severidad porque generalmente ellos son más pequeños que la gente y porque normalmente la temperatura corporal es mayor que la nuestra. De hecho, cuando el cuerpo humano alcanza la temperatura corporal del perro, es llamada fiebre y el tramo más alto de la temperatura normal de un perro llevaría a un humano al hospital.

 

El rango de temperatura normal de un perro es de 38,3 a 39,2 °C. Si la temperatura del perro cae al rango normal de un humano (36.4 a 37.6°C), entonces es el punto del peligro cuando deberías buscar ayuda médica.

 

La diferencia es solo de 2, 8° C , así que vemos cuan fácil es que tu perro tenga frio y puede comenzar a tener una hipotermia.

Vía: https://www.cesarsway.com por Alexei_tm/Shutterstock.com

Cómo adentrarse en el territorio del perro

Mucha gente ha preguntado a los expertos como ayudar a que un cartero, repartidor o jardinero no sean mordidos por un perro dentro de un patio. Es una preocupación válida ya que en 2014, cerca de 6000 carteros fueron mordidos o atacados por perros en Estados Unidos.

 

Sin embargo, este consejo no es tan solo para personas que tienen que entrar en patios ajenos como modo de trabajo. Estos consejo ayudarán a cualquiera a entrar en el territorio de un perro sin ser mordidos. Primero, hay que aplicar esta regla: “No tocar, no hablar, no ver” y después hacer lo siguiente:

 

a)      Preséntate:  Acercarse a un perro desconocido no es una buena idea. Si tienes que atravesar un patio donde hay un perro, mantén la distancia. Hacerlo de manera agresiva hará que el perro se ponga a la defensiva o se vuelva agresivo. Si hay un perro al que nunca has visto y esta suelto en el patio, es una buena idea dejar una nota  a los dueños o arreglar un primer encuentro para ser presentado al perro en presencia del dueño.

 

Si no está seguro de que hay un perro en el patio, has primero un ruido, como golpear la puerta o silbar. Si hay un perro ahí, el te lo hará saber rápido. Y si no es posible tener una cita de introducción sigue los consejos que te damos.

 

b)      Conoce las señales de advertencia (y las raras): Aprende que señales son las que nos da un perro agresivo o nervioso. Ambos estados mentales pueden llevarlo a  atacarte. El cuerpo de un perro se nota más tenso. Fíjate si las orejas y la frente están echadas hacia atrás o ambas a la vez, la cola parada, los ojos echados atrás observándote con una mirada intensa o el perro está retrocediendo.

 

Si el perro pesa mucho o hay más de un perro en el patio, es mejor que no entres. Un perro grande puede tirarte y hacer el ataque peor, mientras que dos perros trabajaran para cazarte y atraparte.

 

c)       Pon una cara amigable: Si estas usando un sombrero o gafas, quítatelos. Muchos perros recelan al ser tocados, especialmente por la gente que tiene sombrero. Esto se debe que esos objetos en tu cabeza te hacen parecer más grande y por lo tanto más intimidante a los ojos del perro, las gafas de sol hacen que parezca que tiene unos grandes ojos intimidantes. Estas cosas pueden desencadenar un ataque defensivo en un perro con miedo.

 

d)      Evita el ataque: Si crees que el perro tiene miedo o que va  a atacarte, no corras. Esto hará que el perro intente ir a por ti. No grites. Mantente parado hasta que el perro se aleje o pierda interés, entonces date la vuelta y vete lentamente hasta que desaparezcas de su vista.

 

Existe cierta controversia acerca  de cómo ver al perro en esta situación. Generalmente es más seguro no hacer ningún tipo de contacto visual con el perro  si el perro tiene mirada agresiva o tiene miedo. Pero recuerda que tienes que mantener la calma, ser asertivo y mantenerte algo hasta que te vayas.

 

Si el ataque ocurre:

 

Si parece que el perro te va atacar, es mejor que pongas algo entre él y tu (preferentemente un objeto suave y comprimible). Las bolsas de los carteros pueden ser una perfecta defensa  contra ellos, pero si estas vistiendo una chaquete intenta ponerla como defensa.

 

La idea es poner algo enfrente al perro que no sea una parte de ti. . Esto crea un nuevo objetivo a morder, mientras que el perro pensará que eres tú. Si el perro ataca, cogerá ese objeto y se irá con él. Es por eso que es importante que el objeto sea blando. Ya que si le das algo duro como un palo o algo de metal, como no podrá morderlo intentará hacerlo con algo más.

 

No uses espray de pimienta para alejar al perro. No siempre funciona y darle a la cara del perro puede ser difícil. Un fallo en el intento hará que el perro se vuelva más agresivo, especialmente si el espray hace ruido. Tampoco funciona el traerle chuches para sobornar el perro. Si tienen miedo o son agresivos ni se darán cuenta.

 

La mejor manera de prevenir que un cartero o algún otro trabajador sea atacado por un perro es educar a sus dueños. Si sabemos que el cartero suele venir a una hora o que el jardinero viene en unos determinados días, es mejor dejar al perro dentro de casa.

 

Los dueños de los perros tienen que tomar en cuenta que el decir “mi perro no muerde” nunca es el 100% segura. Cualquier perro, en determinadas circunstancias puede sentirse lo suficientemente  miedoso o agredido para que pueda morder a alguien si invade su territorio: Están protegiendo a la manada. La respuesta puede ser un gruñido o un ladrido alto, pero también puede llevar a cabo un ataque.

 

Con la combinación de trabajadores cuidadosos y de dueños considerado,  quizás podemos minimizar el número de mordidas a carteros y a otros cada año

 

 

Vía: https://www.cesarsway.com por  Paul Wishart/Shutterstock.com