Bulldogs y sus problemas de salud (parte 3) 

En el anterior artículo hablamos de los problemas de respiración y los problemas con el tercer párpado. Continuamos con las  siguientes enfermedades más comunes:

 

·         Dermatitis: Los bulldogs son propensos a tener problemas de dermatitis sobre todo en los pliegues de la piel (inflamación de la piel) debido al roce y al atrapamiento de humedad en la cola, labios y pliegues faciales. Debemos limpiar frecuentemente las arrugas de nuestro perro para prevenir el crecimiento de las bacterias que pueden degenerar a una pioderma (infección bacterial de la piel). La dermatitis en la piel se identifica rápidamente porque hay calvas (alopecia), rojeces y mal olor en algunas áreas de la piel o arrugas.

 

·         Displasia de cadera y codo:  La displasia de cadera y de codo implican una malformación de las articulaciones de la cadera y del codo. Este problema puede causar dolor, cojera, un descenso en la actividad, dificultad para levantarse y rechaza correr, saltar o subir escaleras. Es importante mantener a nuestro bulldog en un peso saludable para prevenir problemas en las articulaciones. Aunque los bulldogs no son perros activos, debemos pasearlos de manera regular cuando no hace demasiado calor. Además, debemos alimentarlo con la cantidad de calorías apropiadas para prevenir la obesidad.

 

·         Sensibilidad al calor:  Los bulldogs son perros de interior que no se pueden dejar solos en el exterior por mucho tiempo. Su intolerancia al calor está relacionada con sus problemas respiratorios. Aunque no toleran el ejercicio riguroso, pueden tolerar caminatas cortas diarias.

 

 

Vía: http://www.betterbully.com

 

Anuncios