Las razones más extrañas para que no gusten ciertas razas de perros.

Existe una Shar Pei llamada Ducky, que tiene un carácter polarizante en el parque de perros. Los dueños de perros ( y sus perros) no se acercaban a ella y cuando sus dueños preguntaron, les respondían estas cosas : “ A mi perro no le gustan los perros de caras chatas”, “Tiene miedo de su cojera “ y la más común es “ Porque no puede leer la expresión de su rostro”

 

Como los perros, que no les gustan otros perros por variadas razones, los autoproclamados amantes de los perros tienen sus propios pecadillos. Algunos son más entendibles que otros: Un pastor alemán te  muerde en la cara y ahora tienes una inquina hacia ellos. Se entiende. Pero algunos son  muy disparatados: ¿Un cocker Spaniel luce “sobrecriado”? ¿Qué dices?

 

Como muchos amantes de los perros te pueden decir, uno de los debates principales es el tamaño, un perro grande vs perro pequeño. Aquellos que aman a los San Bernardo y a los Gran Danés a menudo consideran a los perros pequeños como consentidos o maleducados. Otros suelen llamar  a los perros pequeños “accesorios de volantes”. En cambio, amantes de los chihuahuas y Shih Tzu suelen llamar a los perros grandes “monstruos babosos despilfarradores de dinero” (sus palabras, no las mías)

 

Muchas de estas tendencias son basadas en supuestos y clichés más que a cualquier tipo de evidencia, pero podemos escuchar múltiples tipos de variaciones de la misma queja. Por ejemplo, una chica llamada Crystal Lucciano, tiene problemas con los chihuahua y lo que dice de ellos son “Son pequeños, mimados y ladran un montón”. Una amiga tiene uno y es tan miedoso de la vida que no puedes sacarlo de paseo no vaya a tener un problema con un carrito o una ardilla. Otra persona que tampoco es fan de ellos dice  que “No son perros reales”, ¡Vaya!

 

Mientras estas aversiones de razas especificas son admitidas por los amantes de los perros, Candace, que compara a los Scotties como un “hombre mayor enfadado” , y Ameli, una veterinaria que tiene problemas con los Puggle y no lo puede evitar. Según sus palabras “ Trato de darle a todo una oportunidad, pero los Puggles cada vez que los trato muestra lo peor de la personalidad de cada una de las razas , como su cabezonería, sus excesivas ganas de morder zapatos y su tendencia a vaguear y pretender hacer que no te escuchan cuando los llamas. ¡No!. No me había dado cuenta cuanto odio a los puggles hasta ahora”

 

Un artículo reciente hace hincapié en que es quizás más que unos prejuicios superficiales: No gustarte un perro por su apariencia o más específicamente por su color. “ El síndrome del perro negro” es explicado por un dueño de perro que tiene la teoría de que los perros negros son menos adoptados que aquellos que tienen un pelaje más claro, por el supuesto de que los perros negros son más agresivos.

 

Mucha gente sabe que esto es una tontería, pero por si acaso es mejor no tenerlos.. Un lector nos dijo “ Los bóxers se parecen a un tipo que me molestaba cuando iba al colegio” mientras  otros no les gustan los perros cuyo cuerpo toque el suelo, incluso aunque sea con el pelaje” (menos mal que los Dachhunds y los corgis tienen una gran base de fans en cualquier sitio).

 

También encontramos a gente que no les gustan los perros “héroes” como Lassie, porque no les mola nada o el perro de Target “Porque ¿quién no lo odia?

 

Finalmente hemos oído docenas de veces estos tontos argumentos en contra de ciertos perros como este “Odio a los gatos porque están disfrazados de perros, son unos mentirosos”

 

Vía http://articles.barkpost.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s