Estereotipos caninos (y humanos) que se desenmascaran.

Cuando vemos alguien paseando con su perro, probablemente hagamos algunas adivinaciones acerca de la personalidad de una persona en base a la raza de su perro, ¿verdad?

 

Por ejemplo, si vemos a un tipo caminando con un pitbull con un collar de castigo, pensamos que el dueño es un tipo duro. Bueno, un estudio reciente sugiere que debemos  dejar de pensarlo.

 

Investigadores de la Universidad  de Leicester estaban interesados en saber si  de acuerdo a la raza que nosotros poseemos, podemos decir algo acerca de nuestra personalidad. Para probar esto,  intentaron asignar la personalidad de 235 personas de rangos entre adolescentes y personas mayores.

 

A mayores, los participantes fueron preguntados cuan agresivas eran ciertas razas de perros y cuál de ellas les gustaría tener.

 

Cuando los resultados fueron compilados, los investigadores determinaron algunas cosas, empezando por el tipo de razas que fueron definidas. Pastores alemanes, bóxers y Staffordshire bull terriers fueron percibidos como razas más agresivas, mientras que los labradores, cocker spaniels, border collies y westies fueron percibidos como relativamente poco agresivos.

 

Dependiendo en como percibamos a la gente, no nos debería de sorprender que de los humanos participantes, los más jóvenes y menos amigables de ellos (de acuerdo con su prueba de personalidad) dicen prefirieron  las razas más agresivas. Lo que es sorpréndete, es donde terminaron los puntos en común

 

Adentrándonos en el estudio, los investigadores pensaban  que la gente que quería presumir de dominancia o tenía un pasado delincuente  se sentían más inclinados a escoger razas “agresivas”. Pero los resultados demostraron que no era ese el caso.

 

Lo que se encontraron es que no solo los jóvenes y poco amigables participante se mostraron interesados en las razas “agresiva”. La mayoría de estas  personas resultaron ser más escrupulosas que aquellos que escogieron una raza más “amigable”.

 

La escrupulosidad  es vista en aquella gente que hace caso de las normas, es cuidadosa y organizada. Interesantemente son perfectos candidatos para clases de entrenamiento canina, lo que significa que si tienen un perro, su perro tendrá un mejor comportamiento que aquellas razas que fueron calificadas como más “amigables” de la lista.

 

Si algo hemos aprendido de este estudio, es que la elección de una raza de perro dice poco de su personalidad. La creencia de que un perro o una persona pueden ser juzgados por su apariencia rara vez es verdad y nos vemos muy influenciados por los medios de comunicación.

 

Tambien nos muestra que porque un perro es estereotipado como “agresivo” no necesariamente lo es. De hecho, si aplicamos la ciencia de este estudio, es más probable que estos perros estén mejor entrenados que los labradores promedio que pasan por tu calle.

 

Vía http://articles.barkpost.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s