Las peores cosas que un perro se ha comido (parte 1)

Recientemente un perro abandonado de San Diego, USA fue llevado al servicio de animales del condado y se le tuvo que hacer una operación por un objeto que tragó

 

¿Qué fue lo que tragó? Un palo de un corn-dog de 6 pulgadas de largo

 

Afortunadamente el perro se pudo bien y se pudo ir a una casa de acogida a recuperarse. Pero este hecho nos hizo pensar: Da igual lo mucho que cuidemos a nuestros perros, algunas veces no sabremos cuando se convertirán en monstruos de la destrucción ¿Quién se imagina que un calcetín sucio pueda ser un suculento manjar para nuestros perros? Gracias a Dios, los veterinarios están entrenados para ayudar a nuestros perros en una emergencia culinaria, pero algunas veces se sorprenden de lo que nuestros perros pueden tragarse. Estas son las cosas más sorprendentes:

 

1.- Patitos de goma: Una madre cuyo perro llamado Woof fue llevado al veterinario porque se había comido un patito de goma. Durante meses, la madre se dio cuenta que los patitos de goma de su hijo de 3 años iban desapareciendo. Ella fue comprando más.

 

Un día, mientras bañaba a su hijo, el perro llegó y se comió el patito de goma. La madre llevó el perro al veterinario y este encontró 5 patitos de goma. El veterinario quitó los patos, junto con un camión de juguete y alguna otra pieza de otro juguete. El perro se está recuperando.

 

2.- Brocheta de metal:  Un pointer de pelo corto llamado Marley decidió  que la comida de los humanos era demasiado tentadora.

 

Cuando su propietaria dejó en la encimera dos brochetas de carne con verduras, salió un momento y fue cuando Marley aprovechó para comérselas. Después de encontrar solo una de ellas, lo llevó al veterinario.

 

El doctor pensó que no había manera en que un perro se tragara la brocheta, pero si,  en los rayos X se mostró claramente que si se lo había tragado. Marley fue operado y volvió a ser un perro sano.

 

3.- Calcetines: La próxima vez que laves la ropa y te encuentres con que te hace falta un calcetín, puede ser que tengas que buscarlo en el estómago de tu perro.

 

Un gran danés de 3 años fue levado al veterinario después de que empezara a vomitar. Los rayos X demostraron que tenía una gran cantidad de material ajeno en el estómago del perro.

 

Después de una cirugía exploratoria, la familia entró en shock después de que encontraran 43.5 calcetines en su estómago. Afortunadamente, el perro se puso bien y la familia impuso una regla general de no dejar calcetines sueltos al alcance de su perro.

 

 

 

Vía: http://barkpost.com por Griffin Shaffer 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s