Cosas que no haces intencionadamente pero que rompen el corazón de tu perro (parte 1)

Hay muchas  cosas no intencionadas que hacen los dueños de los perros y provocan un desorden emocional en ellos. No importa cuánto nos esforcemos por ser perfectos que siempre acabaremos confundiendo a nuestro perro y mandándole  señales equivocadas que harán que no sepan cómo actuar. ¿Pero es mala conducta o es mala comunicación?

 

Estas son las maneras más comunes en como confundimos a nuestros perros y cómo podemos evitarlo.

 

1.- “Ven aquí ahora”: ¿Cuántas veces  hemos llamado a nuestro perro como si estuviéramos en el salvaje oeste? Pretendemos que nuestros perros se acerce aun sabiendo que no hay incentivos para hacerlo. En vez de eso, tenemos que asegurarnos que haya una recompensa siempre que nuestro perro obedezca esta orden.

 

La clave está en la recompensa. Debe involucrar todo lo que nuestro perro considere recompensa, rascarle la panza, una cuche, su juguete favorito, etc. La clave está en recompensar. A menos que tu perro le encante bañarse, una recompensa no debe involucrar un baño.  No querrán venir si saben que van a ser “castigados” si vienen.

 

Nunca castigues a tu perro cuando vienen después de ser llamados. Aunque tu perro venga después de escaparse una hora por allí, siguen queriendo que se les recompense. Recuerda usar siempre el comando en un buen tono y sonríe. No querrá venir si te ve con cara de enfado y llamado en mal tono.

 

2.- Saltar alrededor:  No permitas que tu perro salten sobre los invitados. Aunque tus invitados digan que está bien. No permitas que tu perro salte y encima lo recompenses con caricias. Tu perro no entiende la diferencia entre una persona de 20 años amante de los perros  y una señora de 75 años que tiene un implante de cadera.

 

Si tienes un perro que salta, advierte a tus invitados antes de que vengan. Diles a tus invitados que se den la vuelta y lo ignoren hasta que tu perro se siente tranquilamente. Enseña a tu perro que serán amados cuando estén sus 4 patas en el suelo. No antes.

 

 

3.-Restragarle la nariz en eso: Recompensar a tu perro por hacer sus cosas en cada, es el primer paso del entrenamiento. Una parte clave del entrenamiento en casa con nuestro perro, es evitar accidentes en primer lugar. Gritarle al perro, restregar su nariz en eso o darle un tortazo no enseña a nuestro perro a hacer sus cosas fuera (enseña a tu perro a ser miedoso  contigo ya tener esos accidentes fuera de tu vista y también a pagar más dinero por las toalitas entrenadoras)

 

Mientras haces el entrenamiento, nunca debemos perderlos de vista y hay que intentar monitorizarlos constantemente. Podemos dejarlo en su jaula cuando no podamos vigilarlos, dejarlos con una correa o si son pequeños tenerlos en nuestro regazo si estamos en el sofá o en el ordenador. No esperemos que nos avise haciendo el baile del pis o que se ponga en posición. Tendremos más éxito si le damos muchas oportunidades de hacerlo en el sitio correcto.

 

 

4.- No cumplir las normas de paseo con correa. Que tu perro tire de la correa siempre es recompensado ¿Por qué? Porque siempre consiguen ir a donde quieren. No permitas que tu perro tire de la correa y te lleve de sitio en sitio. Si tu perro tira, quedate parado. Una vez que la correa se relaje y tu perro mire  para ti, continua con tu paseo.

 

Otra opción es darse la vuelta y caminar en sentido contrario. No olvides marcar y recompensar a tu perro cuando están haciéndolo bien.  Un perro que pasea a tu lado y tiene contacto visual contigo, es un perro que quiere una recompensa.

 

 

Recuerda que el pasear con correa requiere práctica y paciencia. Tu perro puede parecer un yo-yo durante cierto tiempo mientras aprende que tirar de la correa no los llevará a donde quieran ir. También debes saber que  tu perro no aprenderá si usas una correa retractable. Si tu perro tira de la correa retractable y esta se extiende, aprenderá que “si  tira,  irá más  rápido”.

 

5.- La hora de mear no es la hora del juego: La hora de mear es la hora de mear tu perro solo necesita la extensión de la correa para ir a hacer sus cosas. Tenemos que enseñar  a nuestro perro que las horas de socializar son después de hacer sus cosas.

 

Esto es especialmente verdad cuando es de noche y es la hora de mear. Así que si no quieres que tu perro te despierte para ir a mear a las 3 de la mañana, lleva a tu perro a hacer sus cosas  y después a cama. Lo agradecerás más tarde.

 

(continua en otro post)

 

Vía: http://barkpost.com por Christen Groves

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s