Como saber si nuestro perro tiene problemas de salud

1.       Después de años de intentar cogerse la cola, finalmente puede hacerlo: Muchos perros lo intentan pero después de un tiempo dejan de hacerlo. Si nuestro perro ha cogido el hábito de hacerlo por horas, puede ser un signo de un trastorno obsesivo-compulsivo o ansiedad.

2.       Dormir más de lo normal: Muchos perros disminuyen su actividad por la edad y tienden a dormir más. Sin embargo, si tu perro es joven o parece estar en un estado letárgico, puede ser síntoma de depresión canina. Dormir demasiado también puede ser causado por problemas de salud como la diabetes o infecciones.

3.       No come:  Algunos perros comen menos comida que la cantidad recomendada y eso está bien. Si vemos que el apetito de nuestro perro a disminuido considerablemente, puede ser que tenga depresión o ansiedad.

4.       Se lame: Si tu perro se lame compulsivamente una parte de su cuerpo, puede ser que tenga una herida o sea una manifestación de tu perro por ansiedad. El perro se puede hacer bastante daño en la piel por lamerse excesivamente.

5.       Ha perdido a su mejor amigo: El perder una mascota es difícil para cualquiera pero también lo es para un perro especialmente si estuvieron muy unidos. Si tu perro parece comer menos, dormir más o muestra comportamientos extraños, sería buena idea hacer algo de terapia con él para ayudarlo a aceptar la pérdida de su amigo.

6.       Ha perdido a su dueño: Si tu perro parece triste por haber perdido un miembro de la familia, podemos llevarlo a un psicólogo canino o pasar más tiempo con el perro y mantener los horarios regularles de paseo y comida para minimizar su ansiedad.

7.       Está más ansioso en el tráfico que tú:  Nosotros mismos nos estresamos y tenemos miedo cuando una calle está muy transitada, ahora imagínate que terrorífico puede ser para un perro vivir en Manhattan. Si tu perro, parece esta incómodo o ansioso cuando normalmente no le importaba esto, es hora de ver si su nerviosismo no es una manifestación de una profunda ansiedad.

8.       Su cola está flácida y no es por un esguince: No hay mejor manera para saber el estado de ánimo de un perro que observar su lenguaje corporal. Sabemos que si el perro menea la cola es buena señal. Muchas razas de perro experimentar el síndrome de la cola flácida y suele curarse solo después de varios días. Si el perro puede moverla pero no lo hace puede ser un signo de depresión.

9.       Desorden afectivo estacional: Si, nuestro perro puede sufrir DAS también, que es una depresión y letargo que viene cuando los días se vuelven más fríos y grises. Si presientes que tu perro tiene DAS prueba a cambiarle el horario de paseo y el sitio donde suele dormir a un punto más soleado.

10.   Caza sombras, a veces la suya: No es tan habitual como el perseguir su propia cola, pero es un ejemplo de conducta obsesiva. Usualmente, necesita estimulo mental (especialmente en razas inteligentes) o esta inseguro sobre algo. De cualquier manera, deberíamos ver a un psicólogo canino para ver si el perro puede pasar el tiempo haciendo cosas más productivas para olvidar su obsesión.

11.   Asusta a la gente, tú incluido: Los perros que demuestran agresión no son perros malos, pero tenemos que asegurarnos que el perro no es peligroso para otros perros, para otros humanos o para ti. La Agresión, como conducta compulsiva que es, es usualmente una manifestación de inseguridad  y un terapista de perros te puede ayudar a encontrar la causa y así vivir los dos felizmente y seguros.

12.    Se come las camisetas o las toallas.  Nuestro perro no es una cabra, y aunque los cachorros muerden cosas en casa porque no saben que no deben hacerlo, un perro adulto que lo hace de repente, puede tener algún síntoma de desorden compulsivo. Nuestro perro quiere  buena comida y si come otras cosas de casa en lugar de eso, el problema es para los dos.

13.   Puede necesitar algún entrenamiento. Estudios recientes han demostrado que las diferentes razas de perros tienen temperamentos y tendencias diferentes, las incidencias de agresión dependen muy pocas veces de las razas y más de los dueños y del ambiente. Tomar unas clases de entrenamiento si es que no las has tomado, para asegurarnos de que no hemos pasado por alto conductas agresivas ni en nosotros ni en nuestro perro.

14.   Se pueden sentir tristes porque tú también lo estás: Otros estudios han demostrado que pueden empatizar con la tristeza de su dueño. No nuestros perros no nos leen la mente, pero cualquier dueño de perro sabe que nuestro perro coge pistas de nuestro humor y tono.

15.   Conoces mejor a tu perro que nadie, confía en tu intuición:  Si crees que hay algo que ha cambiado en su carácter, pregunta al veterinario si un terapista puede ayudar. Como nosotros, ellos también tienen problemas psicológicos o emocionales y pueden ir más si son ignorados. Tu perro te quiere pero necesita cuidados extras y si todo lo demás falla, un siquiatra siempre tiene trucos.

 

 

image

 

Vía: http://barkpost.com

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s